Cinco consejos para ser una persona interesante

En el mundo del Facebook, Instagram y Twitter, todos creen que tienen algo importante que decir. Ya cualquier hijo de vecina toma una foto y le pone un filtro y se siente fotógrafo. Cualquiera escribe 140 caracteres y se siente un comentador político. Hoy en día cualquiera es interesante, no como tú, tú de veras eres interesante. Pero es importante que la gente se dé cuenta de ello; es importante que sepan que tus opiniones son mejores que las demás. Y es que el interesante no es, se hace. Por ello te doy los mejores cinco consejos para ser una persona interesante.

1: Afirma que te gusta algo que nadie conoce

 

La gente interesante y sofisticada tiene gustos obscuros y desconocidos por el vulgo. La afirmación de tales gustos demuestra el vasto conocimiento cultural que tienes en comparación con la chusma, que no conoce esa banda que tocó en tres lugares durante los noventa, pero que era buenísima. No sólo afirmas que tu cultura es más vasta que la de tu prójimo, sino que haces de tu gusto algo implacable, pues nadie puede criticar lo que no conoce.

simonsimopath

“Sí, soy fan de Nirvana. No, no ese Nirvana; Nirvana, la banda de rock progresivo que empezó en los 60’s . Seguro que no la conoces”.

Afirma que no te gustó algo que generó mucha expectativa

Ser interesante también implica responder a la emoción del prójimo con cinismo e ironía. ¿La nueva película de Tarantino? ¡Meh!, estuvo mejor Jackie Brown. ¿El Rock or Bust de AC/DC?, El Highway to Hell era mucho mejor (excepto la rola de Highway to Hell, la que conocen todos).

El cinismo es la marca de una persona sabia. Demuestra que ya lo has visto todo y que nada te sorprende. El gusto y disfrute de las cosas maravillosas que este mundo produce a diario debe ser dejado a las mentes infantiles que todavía se dejan sorprender.

Indígnate por algo

Por supuesto que el buen gusto no se debe limitar a lo artístico, el gusto también es una cuestión moral. La indignación es la demostración del buen gusto moral. Una persona interesante ejerce su eticidad y su superioridad moral mediante la indignación, porque ser interesante implica sufrir por la inferioridad moral de los demás.

que_alguien_piense_en_los_ninos

“Es que la gente no piensa en los niños”.

Indígnate porque la gente se indigna por algo pero no se indigna por otra cosa

En efecto, en la época de las redes sociales, la indignación se ha convertido en deporte mundial, la gente interesante se ve obligada a llevar este recurso a otro nivel. Ya todos quieren demostrar su superioridad moral mediante la indignación. Lo que tú tienes que hacer es demostrarles que su superioridad moral es inferior a la tuya, pues aquello por lo que tú te indignas es más importante que aquello por lo que ellos se indignan, y eso te indigna. No es suficiente indignarse por aquel suceso terrible que acaba de salir en las noticias, hay que indignarse porque la gente no se está indignando por aquél suceso tanto como se indignó por el de la semana pasada. ¡Qué situación tan indignante!

Critica las críticas que no critican lo que a ti te gusta criticar.

Hoy todo mundo se siente crítico, pero nadie puede ser tan crítico como tú. La gente tiene que entender eso. Tú sabes lo que es importante criticar y aunque haya quienes tengan críticas válidas, hay críticas más válidas que otras y hay que enseñarles que tus críticas son las buenas. Por eso, cuando alguien critica algo, hay que criticar su crítica por no criticar como a ti te gusta criticar. Recuerda, no se vale reconocer pequeñas victorias; si la crítica no contiene el paquete ideológico completo que a ti te gusta, la crítica es peor aún que aquello que critica.

iwkad22

“¡Ufff!, tus razones para despreciar a Coelho son tan inferiores a las mías que sería mejor que te gustara Coelho”.

¡Comparte este artículo ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Quién es el autor?

Amilcar es filósofo, ingeniero y economista. Es profesor de la UNAM y realiza investigación en el Programa Universitario de Derechos Humanos.
Seguir leyendo