Las crónicas de Marianita: anecdotario de un domingo en el Rancho

Hola, queridos. Estoy aquí nuevamente para contarles cómo me fue con la dieta y analizar con ustedes, unos cuantos avances en mi vida amorosa.

La verdad es que les debo confesar que no pude durar mucho con el régimen alimentario, la primera semana me esmeré y hasta me puse a hacer ejercicio, pero el viernes se me atravesaron unos tacos de canasta saliendo de la oficina. El otro lunes decidí retomar el sacrificio con toda la fuerza de mi voluntad, pero la señora de las empanadas no me dejó. En la tarde me juré cenar fruta, pero llegó mi prima Chivis a la casa con un chocolate. Les digo que yo no sé cómo le hacen las flacas, esto es muy complicado.

En fin, después de haber filosofado profundamente sobre mi estado “lipídico”, decidí que le voy a dar una oportunidad más a los hombres que les gustan las mujeres más rellenitas, no me parece que a todo el mundo le gusten las huesudas y creo que era más sufrimiento estar a dieta que permanecer sin novio.

Mi amiga Pilarica dice que ella tiene muchos primos solteros y que les gustan carnosas, porque eso demuestra que tienes buenas caderas para tener hijos. Su familia es muy grande, todos  sus tíos tienen por lo menos 4 hijos, cada uno, así que había mucho de dónde escoger.

Ese domingo, me puse mis mejores galas y llegué al rancho de su familia para comer, es un lugar muy bonito, pero no veo cómo demonios le iba a hacer Pilarica para presentarme a sus primos, si los hombres estaban por un lado, tomando cerveza y jugando cubilete mientras las mujeres leían revistas de sociales y chismeaban sobre quién se casó y quien se divorció. Es importante, dice Lupita, una de las primas de Piralica, saber quién se divorció, porque si alguna es conocida, le dejan de hablar, no es bueno relacionarse con mujeres que no se toman en serio el sagrado sacramento del matrimonio. A mí me parece un poco exagerado pero no quise contradecirlas porque, si no, no me van a presentar a alguno de sus hermanos. Tampoco les dije que una de mis mejores amigas es divorciada, no fuera a ser que a mí también me dejaran de hablar.

Al final fue todo un poco aburrido, yo tenía ganas de irme con los hombres a jugar, pero Pilarica me dijo que ni se me ocurriera, ya que se ve fatal que una mujer esté sola entre puro hombre haciendo cosas de hombres. Ya casi cuando me iba me presentaron a José Manuel, un primo de Lupita que iba pasando por ahí de casualidad para ir por más cervezas a la cocina; me puse muy nerviosa, todas las señoras me veían mientras yo saludaba torpemente al susodicho que nada más me barrió y me vio con cara de indiferencia para seguir su camino.

Dice Pilarica que lo que pasa es que tengo que ir varias veces a las comidas del rancho para que se vayan familiarizando con mi cara y  las tías vean que soy de buena familia; entonces ya será más fácil concertar una cita con alguno.

Yo me sentí un poco aliviada de que no me haya hecho caso el tal José Manuel; la Cuquis ya me había contado que ella una vez se enteró  que era de los que les daba por tener muchas novias, entonces le preguntée a su prima que si eso era cierto y me dijo que  no importaba, siempre y cuando yo fuera la catedral y no una de las capillitas… Dicen que así son los hombres y una se tiene que hacer a veces de la vista gorda si quiere formar una familia y que el matrimonio perdure… al final ninguna relación es prefecta. No sé, yo no tengo mucha experiencia, pero todavía tengo la esperanza de que existan hombres fieles y me toque la suerte de conseguirme uno.

Esto es todo por hoy, amigos. Pronto estaré poniéndoles al tanto de mis avances en las comidas de los domingos en el rancho.

Me despido de ustedes deseándoles amor y felicidad.

Marianita.

¡Comparte este artículo ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Quién es el autor?

Elisa Valenzuela nació el 18 de Agosto de 1981, en Managua, Nicaragua. Actualmente vive en Puebla, México. Hija de una mezcla de culturas e historias, encontró la manera de plasmar sus múltiples universos a través de las letras. Psicóloga de profesión, artista de vocación. Ha publicado sus escritos en periódicos como...
Seguir leyendo
Redes sociales del autor: