Morfología de una pesadilla

Cuando tuve la octava peor pesadilla de mi vida:
Me encontraba soñando siete pesadillas terribles, y no podía despertar de ninguna de ellas:
a) Soñé que era joven, muy joven; tan joven que alguien tendría que imaginarme y procurarme un futuro, y ese no podría ser yo.
b) Soñé que ya podía valerme por mí mismo (fisiológicamente hablando), y que andaba gustosamente por todos los corredores que se me TENÍAN PERMITIDOS.
c) Soñé que envejecía. Soñé que mis sentidos se deterioraban, y que por ello, mi percepción de la realidad estaba deteriorada.
d) Soñé que era joven por siempre, y que a pesar del inexorable tránsito del óxido, mi piel carecía de arrugas, y mi pelo de canas, y mi mente de consciencia.
e) Soñé que era rico, y que mi voluntad valía lo mismo que valía mi fortuna.
e1) Soñé que era pobre, y me dolió TODO, y mucho.
f) Soñé que tenía cinco pesadillas, pero que pronto habría de despertar de ellas.
g) Soñé que no soñaba.
Ahora, en pleno estado de vigilia, agradezco mucho que mi octava pesadilla haya sido sólo eso: un sueño (libre de imprecisiones aritméticas).

¡Comparte este artículo ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Quién es el autor?

Rimbombante A Secas es el pseudónimo de un algo que realiza tareas diversas con fines indefinidos, aunque notablemente hedonistas y lúdicos. Misión: secreta. En una ocasión se le fue revelada mientras compartía un 'wedge' con Perseo Montes de Oca en un conocido campestre de golf. Se le encomendó guardar "el secreto",...
Seguir leyendo