¿Persisten las vergüenzas ortográficas? Nivel 2: por debajo de las expectativas.

Nextel – Grupo Digital Mexicano presenta:

 

Un porcentaje importante de la población interesada por la cultura cree utilizar correctamente la ortografía. Constatemos, pues, si Ud. posee o no dicha habilidad. (Nivel 2: por debajo de las expectativas).

INSTRUCCIONES:
En el siguiente texto existen 10 pares de errores ortográficos (20 palabras) que Ud. debe ser capaz de identificar para jactarse de tener una ortografía que cumple satisfactoriamente con los requerimientos de la categoría “por debajo de las expectativas (nivel 2)”. Esto sería el equivalente, en otras revistas, a decir: “Ud. es un celoso compulsivo o, también: “la palabra “seguridad” está encarnada en su persona”.
Confronte pues, el bagaje que dice tener, con los resultados que obtenga en esta prueba. Le sorprenderá lo engañado que ha vivido todo este tiempo…
Al responder tenga presente que las palabras son sensibles a letras mayúsculas y acentuación, por lo que deberá escribirlas con todo el detalle para que se dé por buena cada una de ellas. Como los errores se incluyen por pares, basta con equivocarse en una palabra para que la pregunta se dé por mala; no hay puntos fraccionarios. Cada par de errores verificados equivale a 1 de 10 puntos posibles. Las palabras deben ser separadas únicamente por una coma, ejemplo: jefe, mí (palabra+coma+espacio+2ª palabra; no añadir ningún punto).
Las palabras o locuciones que pertenezcan a un idioma ajeno no esconden ningún error, así como tampoco aquellas que cuenten con subrayado. En esta instancia, el correcto uso de los signos de puntuación no será evaluado.
Consulte su nota al final de la sección.
 Aviso: el texto ha sido meticulosamente revisado según los estatutos actuales de la Real Academia Española (RAE), por lo que no existe posibilidad de ambigüedades que nublen el producto de su ejercicio.

Recientes estudios revelan que el bíblico Adán pudo haber sido transexual

Un calificado equipo multidiciplinario  de la Universidad de Tepeojuma (internacionalmente reconocida como “Tepeojuma State”), comandado por el paleontólogo y cronista de deportes Dr. Dustin be Bear, a penas y podía contener la euforia cuando, en la sima del milenario árbol de la manzana prohibida (hubicación por confirmar) fue hallada una diminuta prenda interior que data exactamente de los tiempos de Adán (fecha por confirmar). La mencionada pieza se encontraba en aparente estado de descompocisión, no obstante, la destreza de los expertos, entre los que figuran arqueólogos, historiadores, químicos, geologos, analistas políticos, nutriólogos y programadores neuro-lingüísticos, hizo posible que se extrajera del andrajo milenario la información requerida para lanzar una hipótesis que ha sido enérgicamente rechasada por el Vaticano: “Adán fué transexual”. En un principio existió mucha confusión entre las autoridades ecuménicas:

“¡Lo ven, se los dije! ¡Adán si fue el primer hombre de la Historia y no provenía de ningún primate!”. (Federico Lombardi, Excmo. Pbro. porta voz de la Santa Sede).

Más tarde, el sacerdote cayó en la cuenta de lo desafortunadas que habían sido sus declaraciones, por lo que convocó a una nueva rueda de prensa:
“Él ‘andrajo primigenio’ es una infamia; además carece de todo sustento científico” (Ibíd.) – y continuó: ¿“De que manera se explica, pues, que el primer hombre de la Historia haya sido capaz de cambiarse de sexo mediante su propia mano? ¿A caso es posible que un hombre con conocimientos primitivos, como lo fue Adán, haya realizado el arriesgadísimo procedimiento quirúrgico denominado genitoplastía feminizante? Utilicemos él sentido común, por favor: si yo hubiera sido él, no me hubiera arriesgado a morir desangrado por un caprichito gonádico, sobretodo si tenemos en cuenta que él sabía que su sagrada misión era perpetuar la especie. A quién quieren engañar estos cretinos”…

(Busque el resto del atropeyado posicionamiento en alguna actualización de la revista http://www.noesparati.mx).

Ante tales argumentos, el Dr. be Bear no tituveó para contratacar con todo el rigor de la epistemología moderna:
“Nos encontramos ante una cerrazón ideológica sumamente peligrosa y negativa. Sí, es cierto, las pruebas del
14C (carbono 14) aún no arrojan resultados contundentes pero, por unos miles de años más u otros menos, no creo que nuestras conclusiones vayan a variar demasiado” – Ya embalentonado y con la musa de la elocuencia poseyendo su espíritu, añadió:
“Estamos frente al descubrimiento científico más abracadabrante de los últimos 400 años, solo menos significativo, tal vez, que el de René Descartes suscitado en 1637: cogito ergo sum (pienso, luego existo)”.

Así, enfrascadas ambas autoridades en una férrea lucha de audaces argumentos, el caso promete que dará para más. No nos resta otra cosa que esperar las conclusiones que oferten las pruebas y el sabio consejo que reciba Federico Lombardi para que nosotros, los mortales, podamos envilecer o enaltecer a una nueva reliquia.

¡Comparte este artículo ahora!

2 comentarios sobre “¿Persisten las vergüenzas ortográficas? Nivel 2: por debajo de las expectativas.

  • 29 julio, 2015 at 3:29 am

    Diez de diez… 🙂

    Responder
    • 29 julio, 2015 at 4:11 am

      ¡Excelente, Concepción! Sólo dos personas ostentan la calificación perfecta, hasta ahora. El siguiente nivel esconde sorpresas, aunque no deja de ser de categoría media. Muchísimas gracias por prestarnos tu tiempo para realizar estos ejercicios. Esperamos también que hayas disfrutado el texto tanto como nosotros lo hicimos cuando lo elaboramos.
      Recibe un afectuoso saludo. – ENTIÉNDALE QUIEN PUEDA –

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Quién es el autor?

Rimbombante A Secas es el pseudónimo de un algo que realiza tareas diversas con fines indefinidos, aunque notablemente hedonistas y lúdicos. Misión: secreta. En una ocasión se le fue revelada mientras compartía un 'wedge' con Perseo Montes de Oca en un conocido campestre de golf. Se le encomendó guardar "el secreto",...
Seguir leyendo